CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

domingo, 13 de agosto de 2017

LA POSICIÓN DEL TEMPLARIO ANTE EL MIEDO


Desde este blog y dentro del carisma propio de la Milicia del Temple, se denuncian periódicamente las brutales persecuciones que se llevan a cabo contra los cristianos en países como Irak, Siria, o bien en otros que aunque no son noticia diaria, se viene produciendo un acoso y persecución silenciosa por parte de los aparatos del Estado de esas comunidades cristianas que contra viento y marea y con la fortaleza que da la fe en Cristo sufren y aguantan esos embates que intentan acabar con ellos, es evidente que esta persecución se viene dando desde hace tiempo  en países totalitarios regidos por gobiernos que desean controlar al individuo en cualquier faceta de su vida.

Ante esto  habría que hacerse una pregunta sencilla y darle a la vez una respuesta sencilla, ¿Por qué este acoso y derribo contra el cristianismo en estos países?. La respuesta también sencilla es MIEDO, miedo a la libertad que trae el cristianismo, entre el totalitarismo y el cristianismo se contraponen dos sistemas, el primero es el que hace del individuo un mero resorte del Estado, es el propio Estado el que se encarga de controlar tanto la esfera pública como la esfera privada del individuo, en una palabra, se trata de uniformar a todos bajo unas directrices, nadie se puede salir de ahí, por otro lado se encuentra el creyente , el que de forma voluntaria ha abrazado la fe en Cristo, en un Dios de bondad que creó al hombre y le dio libertad para elegir, señalándole claramente el camino del bien y del mal, un Dios del perdón que quiere al hombre y en base a ese amor le concede el don de elegir entre ese bien y ese mal pero que aun eligiendo el segundo camino siempre está presto a recibir nuevamente y a perdonar el error.

Pues bien, aunque de forma simplista, este es el miedo que causa la palabra de Dios, esta palabra de DIOS que por sí sola y a través del Santo Padre San Juan Plablo II  bastó para conseguir lo que no se había conseguido con armas, boicot, guerra fría, etc, bastó para derribar como un castillo de naipes todos los regímenes totalitarios instaurados en los países del Este algunos de los cuales son hoy ejemplo en la defensa del Cristianismo.

Llegados a este punto,  nos preguntamos ¿se está produciendo una verdadera persecución en España?, ¿se dan ya los indicadores suficientes para hablar de persecución a los cristianos?.


Las noticias hablan por sí solas, asaltos de capillas y de iglesias, coacciones para acallar opiniones contrarias al establishment que poco a poco va controlando al individuo,a los hijos en la escuela, etc,  ataques tanto físicos como  verbales contra miembros de la Iglesia que valientemente dan sus opiniones sobre la deriva de una sociedad a la cual le están arrebatando sus valores, etc. ¿Cuál es el motivo?, el MIEDO, ese miedo a que el individuo hable de DIOS y vuelva a derribar de forma pacífica los muros que se están construyendo.



Es en esta batalla que se está llevando a cabo  donde el Caballero del Temple debe dar lo mejor de si mismo, y donde revestido de la armadura de la fe como decía San Bernardo, derrotará a todos sus enemigos y sobre todo, contribuirá a que no nos arrebaten nuestra libertad de seguir el camino de DIOS.