CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 29 de diciembre de 2015

EL RITO HISPANO-MOZÁRABE



    Es el  rito hispánico de celebración de la liturgia que estuvo presente en nuestro País durante diez siglos. Se conserva aún como un verdadero tesoro litúrgico en la Catedral de Toledo donde se celebra la Santa Misa por este rito todos los días laborables a las 9.00 horas y los domingos a las 9.45. Le dejamos este enlace donde se ofrece un detallada información sobre el mismo:

Seguir enlace: Liturgia Mozárabe

SOBRE LA REFORMA LITÚRGICA

Recomendamos la lectura del artículo del Prof. Dr. Augusto Merino Medina publicado en el blog "Asociación Litúrgica Magnificat", asociación esta que se corresponde con Una Voce Chile, sobre la Reforma Litúrgica, le dejamos el comienzo y el artículo completo pueden leerlo siguiendo el enlace en el blog mencionado.

La situación actual y líneas para el futuro inmediato

Las consecuencias del Concilio Vaticano II son tan enormes que resulta difícil, a sólo 50 años de su finalización, una evaluación de lo ocurrido. Sin embargo, un análisis del ámbito litúrgico, al menos, sugiere que puede aquí aplicarse el viejo adagio: “la práctica va más allá de la norma”.

Al respecto, es interesante consignar algunas opiniones que, sobre las consecuencias litúrgicas del Concilio, expresaron algunas personas que no sólo lo vivieron como actores, sino que fueron partidarias de las reformas.
 P. Louis Bouyer, C.O.

Quizá la más importante es la del P. Louis Bouyer,  miembro del Movimiento Litúrgico pre-conciliar, liturgista importante del siglo XX, miembro del Consilium, y gran amigo de Pablo VI, que lo admiraba y quiso hacerlo cardenal. Bouyer escribió ya en 1968: “Una vez más deberíamos hablar llanamente: hoy no hay prácticamente ninguna liturgia digna de ese nombre en la Iglesia Católica” [1]. Y en 1975, Bouyer  escribió: “La liturgia católica fue abolida con el pretexto de hacerla más aceptable a las masas “secularizadas” pero, en realidad, para adecuarla a los caprichos que los religiosos lograron imponer, por las buenas o por las malas, al resto del clero. El resultado no se hizo esperar: un súbito descenso de la práctica religiosa, que varía entre un 20% y un 40% por lo que se refiere a los antiguos practicantes… y sin señal alguna, de parte de los otros, de interés por esta liturgia pseudo-misionera. Sobre todo, ni un joven de los que se vanagloriaba de haber conquistado con estas payasadas <sic>”[2]. Tan graves como estas apreciaciones son las que Bouyer consigna en sus memorias, publicadas en 2014. En ellas recuerda una conversación con Pablo VI, con posteridad al término de los trabajos del Consilium, acerca de una de las reformas que el Papa se había creído obligado a aprobar, a pesar de estar tan poco convencido de ella como el propio Bouyer. Le preguntó Pablo VI: “Pero ¿por qué se enredaron todos Uds. en esta reforma?”, a lo que Bouyer respondió: “Pues, porque Bugnini nos aseguró que Su Santidad lo quería exactamente así”. El Papa reaccionó inmediatamente: “Pero, ¿cómo es posible? El me aseguró que eran Uds. quienes la habían aprobado unánimemente […]”. Diálogo este en que se alza algo el velo acerca de cómo Mons. Bugnini condujo las reformas [3]. Bouyer, quien se refiere a Mons. Bugnini con gruesos epítetos en sus memorias, añade que, luego que un grupo de importantes teólogos franceses enviara una carta de protesta al Papa por el escándalo de las expresiones sin sentido –cosa hecha evidentemente de modo deliberado- con que se había traducido al francés diversas partes de los textos litúrgicos, cuya fidelidad al original en latín había sido certificada por Bugnini, éste fue depuesto por el Pablo VI de sus funciones [4].

Para leer el artículo completo seguir enlace: Asociación Litúrgica Magnificat

domingo, 27 de diciembre de 2015

CUANDO EL ODIO ANULA LA ILUSIÓN


     Sale hoy en varios  medios de comunicación que en algunas poblaciones donde el laicismo es la ideología de los gobernantes, que están preparando cabalgatas de reyes laícas en las que se van a suprimir las referencias a los Reyes Magos y a Jesús, si como lo oyen, cabalgata de reyes pero sin reyes. 

     Si el verdadero sentido de la Navidad es celebrar la llegada de Jesús y la adoración por los Reyes Magos esto solo significa que hay personas que le estorban la Navidad. Posiblemente esas personas no recuerden en su niñez que tanto para ricos como para pobres, eran noches hermosas en las que se intentaba juntar toda la familia, que la celebración del nacimiento de Jesús era motivo de alegría, no de odio hacia nadie, que de esa alegría nacían, y gracias a Dios todavía nacen multitud de sentimientos hacia el prójimo, como estar más cerca del necesitado, del enfermo, la solidaridad, el deseo de paz, cierto que para muchos estos sentimientos duran lo que duran las fiestas, pero por lo menos algunos saben o sabían lo que significaba. Pues si, todo eso molesta, también molesta el nerviosismo y la ilusión que días antes de la cabalgata tienen los niños, posiblemente ellos, los que odian todo esto, tuviesen esa ilusión de pequeños, no hacía falta grandes juguetes, bastaba con poco pero la mayoría lo recordamos como algo tan especial, levantarnos por la mañana y encontrarnos con algún juguete era algo mágico para nosotros, y seguro que para ellos también lo fue.

Vamos a rezar porque Jesús recién nacido despliegue su amor sobre estas personas y que los Reyes Magos les traigan en sus alforjas un poquito de esa ilusión de niños que perdieron.

sábado, 26 de diciembre de 2015


LA ESPAÑOLA NÚÑEZ GAITAN PRESERVA LOS TESOROS DE LA BIBLIOTECA VATICANA

La española Angela Núñez Gaitán es la directora del departamento de restauración de la Biblioteca Vaticana y aunque ya no le tiemblan las manos cuando maneja siglos de historia, aún siente el peso de la responsabilidad de preservar para la posteridad este valioso legado.
"Por mis manos pasan todos estos manuscritos que se han conservado durante siglos y yo tengo que hacer que sigan durando por otros tantos siglos.




Para ver noticia seguir enlace: Artículo completo Agencia EFE

viernes, 25 de diciembre de 2015

EL ÚLTIMO PRÍNCIPE ÁRABE CRISTIANO: “MI GRAN MISIÓN ES DESPERTAR LA CONCIENCIA DE OCCIDENTE”.
     Gharios de Ghassan es el último de una milenaria casa real árabe que ha tenido como principal seña de identidad sus raíces cristianas, lo que le ha costado a la dinastía mucha sangre.

     La dinastía de los Gasánidas gobernó durante siglos un vasto territorio que abarcaba zonas de la actual Arabia Saudí, Siria y Jordania. Fue un reino cristiano aliado del Imperio Bizantino. Su importancia fue vital y contribuyó al progreso al proteger e impulsar el comercio. La dinastía fue derrocada por los musulmanes en el siglo VII aunque sus descendientes gobernaron otros reinos hasta el siglo XVIII.
     Para ver artículo completo seguir enlaceactuall



jueves, 24 de diciembre de 2015

HOMILÍA DEL SANTO PADRE EN LA MISA DE NOCHEBUENA


   
      En esta noche brilla una «luz grande» (Is 9,1); sobre nosotros resplandece la luz del nacimiento de Jesús. Qué actuales y ciertas son las palabras del profeta Isaías, que acabamos de escuchar: «Acreciste la alegría, aumentaste el gozo» (Is 9,2). Nuestro corazón estaba ya lleno de alegría mientras esperaba este momento; ahora, ese sentimiento se ha incrementado hasta rebosar, porque la promesa se ha cumplido, por fin se ha realizado. El gozo y la alegría nos aseguran que el mensaje contenido en el misterio de esta noche viene verdaderamente de Dios. No hay lugar para la duda; dejémosla a los escépticos que, interrogando sólo a la razón, no encuentran nunca la verdad. No hay sitio para la indiferencia, que se apodera del corazón de quien no sabe querer, porque tiene miedo de perder algo. La tristeza es arrojada fuera, porque el Niño Jesús es el verdadero consolador del corazón.

     Hoy ha nacido el Hijo de Dios: todo cambia. El Salvador del mundo viene a compartir nuestra naturaleza humana, no estamos ya solos ni abandonados. La Virgen nos ofrece a su Hijo como principio de vida nueva. La luz verdadera viene a iluminar nuestra existencia, recluida con frecuencia bajo la sombra del pecado. Hoy descubrimos nuevamente quiénes somos. En esta noche se nos muestra claro el camino a seguir para alcanzar la meta. Ahora tiene que cesar el miedo y el temor, porque la luz nos señala el camino hacia Belén. No podemos quedarnos inermes. No es justo que estemos parados. Tenemos que ir y ver a nuestro Salvador recostado en el pesebre. Este es el motivo del gozo y la alegría: este Niño «ha nacido para nosotros», «se nos ha dado», como anuncia Isaías (cf. 9,5). Al pueblo que desde hace dos mil años recorre todos los caminos del mundo, para que todos los hombres compartan esta alegría, se le confía la misión de dar a conocer al «Príncipe de la paz» y ser entre las naciones su instrumento eficaz.

     Cuando oigamos hablar del nacimiento de Cristo, guardemos silencio y dejemos que ese Niño nos hable; grabemos en nuestro corazón sus palabras sin apartar la mirada de su rostro. Si lo tomamos en brazos y dejamos que nos abrace, nos dará la paz del corazón que no conoce ocaso. Este Niño nos enseña lo que es verdaderamente importante en nuestra vida. Nace en la pobreza del mundo, porque no hay un puesto en la posada para Él y su familia. Encuentra cobijo y amparo en un establo y viene recostado en un pesebre de animales. Y, sin embargo, de esta nada brota la luz de la gloria de Dios. Desde aquí, comienza para los hombres de corazón sencillo el camino de la verdadera liberación y del rescate perpetuo. De este Niño, que lleva grabados en su rostro los rasgos de la bondad, de la misericordia y del amor de Dios Padre, brota para todos nosotros sus discípulos, como enseña el apóstol Pablo, el compromiso de «renunciar a la impiedad» y a las riquezas del mundo, para vivir una vida «sobria, justa y piadosa» (Tt 2,12).

     En una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo, Él nos llama a tener un comportamiento sobrio, es decir, sencillo, equilibrado, lineal, capaz de entender y vivir lo que es importante. En un mundo, a menudo duro con el pecador e indulgente con el pecado, es necesario cultivar un fuerte sentido de la justicia, de la búsqueda y el poner en práctica la voluntad de Dios. Ante una cultura de la indiferencia, que con frecuencia termina por ser despiadada, nuestro estilo de vida ha de estar lleno de piedad, de empatía, de compasión, de misericordia, que extraemos cada día del pozo de la oración.

     Que, al igual que el de los pastores de Belén, nuestros ojos se llenen de asombro y maravilla al contemplar en el Niño Jesús al Hijo de Dios. Y que, ante Él, brote de nuestros corazones la invocación: «Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación» (Sal85,8).


Artículo publicado en el blog: Un sacerdote en Tierra Santa. 


NAVIDAD EN BELEN: TODO COMENZÓ AQUÍ
.



«Toda la historia empezó aquí, en Belén, con el nacimiento de Jesús». Un joven peregrino está en éxtasis: «¡Es grandioso!». En este 24 de diciembre, en la plaza del Pesebre, una variopinta muchedumbre se ha reunido delante de la basílica de la Natividad. Hay grupos de peregrinos, familias de Belén, niños disfrazados de Papá Noel. Los velos de algunas mujeres musulmanas se mezclan con los de las religiosas y con los gorros rojos con pompones blancos. Peregrinos de todo el mundo intentan abrirse paso para ver de cerca el cortejo de los exploradores. En este comienzo de tarde soleado, al patriarca de Jerusalén, Su Beatitud Mons. Fuad Twal, se le espera para que realice su ingreso solemne en la basílica de la Natividad. Belén está en fiesta.

     Los Scouts desfilan por la ciudad, haciendo resonar sus tambores y trompetas, en un desfile alegre. Personas de todas las confesiones y de todas las edades hacen ondear las banderas palestinas. «Somos sobre todo de Belén, Beit Sahur, Beit Yala y Ramala. «¡Hemos estado ensayando desde hace algunos meses para estar hoy preparados!», explica un joven Scout siríaco ortodoxo.

     El patriarca, que llega de Jerusalén, se encuentra con las autoridades civiles de la ciudad. Todos avanzan hacia la basílica, escoltados por los franciscanos. El guardián de la fraternidad, le acoge y, tras el tradicional saludo a las demás confesiones cristianas en la nave de la basílica, le acompaña, al canto del Te Deum, para rezar las primeras vísperas en la iglesia de Santa Catalina. En este día especial, Su Beatitud Mons. Fuad Twal, los seminaristas del Patriarcado latino y algunos peregrinos se unen a la procesión cotidiana de los franciscanos.

Fuera se va haciendo de noche y las luces iluminan la plaza. Las actuaciones se suceden en un escenario montado para la ocasión. En la basílica están ultimando los preparativos. Los frailes sacristanes y los ceremonieros están muy ocupados. Gracias a este trabajo entre bastidores, todo se desarrollará de la mejor manera ante los objetivos de las cámaras de televisión que retransmitirán la ceremonia al mundo entero.


     Al mismo tiempo, en el Campo de los Pastores, grupos de peregrinos se alternan en las distintas grutas, capillas y tiendas para celebrar misas. Son católicos y protestantes procedentes de Indonesia, China, Hispanoamérica o Europa. En una sacristía, un franciscano se dispone velozmente a preparar la próxima misa. «Durante el año aquí solo hay un franciscano, pero por Navidad hemos venido seis, sobre todo seminaristas, para ayudar». Cada uno de ocupa de tres o cuatro puestos, y debe gestionar la organización de una decena de misas que se celebran al mismo tiempo. Sin embargo, la afluencia de peregrinos ha disminuido: «Este año se han previsto 70 grupos, frente a los 140 del año pasado, a causa de la difícil situación del país. Todo se vive con simplicidad y la atmósfera es relajada. Algunos de los grupos no han llegado y otros lo han hecho con retraso, debido al cambio horario». Pero el espíritu de Navidad no falta y añade sonriendo: «Las personas no se quejan y todos se felicitan la Navidad».

Para leer completo artículo seguir enlace:  Blog un sacerdote en Tierra Santa








martes, 22 de diciembre de 2015

FELIZ NAVIDAD


    
8 En esa región acampaban unos pastores, que vigilaban por turno sus rebaños durante la noche. 9 De pronto, se les apareció el Ángel del Señor y la Gloria del Señor los envolvió con su luz. Ellos sintieron un gran temor, 10 pero el Ángel les dijo: "No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: 11 Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor.

Evangelio de San Lucas. Capítulo 2, versículos 8 al 11.

     En Navidad celebramos el nacimiento de Jesús, la llegada de Cristo hecho hombre. Celebramos la llegada de un Niño que nace en un pesebre, en la pobreza más absoluta, perseguido ya desde su nacimiento. Nace para compartir con el hombre su vida, para dar testimonio, para presentarse ante la humanidad como el Salvador. 

     En estas fechas nuestros sentimientos más nobles, aquellos que durante el resto del año están escondidos afloran en toda su plenitud, la solidaridad con los pobres, el recuerdo de los que padecen, se nos hace presente la familia que tanto tenemos olvidada, los verdaderos amigos vuelven a nuestros pensamientos. En más de una ocasión hemos dicho que es triste que estos sentimientos sólo afloren en Navidad, en un periodo de tiempo tan reducido, pero es sorprendente que el nacimiento de este Niño tenga la fuerza necesaria para que media humanidad consiga por unos días sacar lo mejor de si misma. Por ello desde esta Preceptoría de la Orden de los Pobre Caballeros de Cristo - Militia Templi, deseamos que todos esos sentimientos tan puros que nacen en cada uno de nosotros con motivo de esta celebración del Nacimiento de Jesús, estén presente en nosotros todo el año

     En esta felicitación este año pedimos que el nacimiento de Jesús infunda el ánimo y el valor necesarios para aguantar la difícil situación que viven nuestros hermanos perseguidos por su fe en cualquier parte del mundo, especialmente en Siria e Irak.
   
     Como tarjeta de navidad dejamos un vídeo que muestra la superación del ser humano y la pureza de un corazón cantando a Dios. No dejen de verlo.



MENSAJE DE NAVIDAD DEL P. PIERBATTISTA PIZZABALLA, OFM. CUSTODIO DE TIERRA SANTA




"El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; a los que moraban en tierra de sombras, una luz les brilló "(Is. 9,1). Estamos viviendo en un momento difícil cuando los eventos recurrentes de tragedias y la violencia nos llenan de miedo. La descripción de la final de los tiempos, que la Liturgia ha propuesto antes del comienzo del Adviento (Mc 13,24-32) parecía ser un eco de lo que está pasando ahora, y que se hace difícil para esperar la Navidad con sentimientos de alegría , en un ambiente festivo y en una celebración de la vida. El miedo parece estar dictando nuestra forma de vida, incluso en nuestras pequeñas acciones diarias. Por encima de todo, tenemos miedo al otro, como si hemos perdido el valor de creer en el otro. No confiamos el uno al otro por más tiempo y tenemos la tentación de encerrarnos en nuestro pequeño círculo de intereses. Tenemos miedo de los musulmanes, de la Judio, de gente que viene del este o del oeste, de acuerdo a donde estamos actualmente viviendo. Nuestro enemigo se ha convertido en "los otros"; pensamos que "los otros" son contra nosotros, que nos amenazan y que nos roban nuestra esperanza en un mundo seguro, en un futuro mejor. En Siria, en Irak, en Tierra Santa, en el este, así como en Occidente, parece que la fuerza de la violencia se ha convertido en la única voz posible que pueda luchar contra la violencia que nos eclipsa. Para esperar la Navidad en estas circunstancias es una manera de interrogar a nuestra fe y para que nos necesitamos el nacimiento de un mayor esperanza. Estos son los sentimientos que nos han acompañado a la hora de participar en las diversas ceremonias vinculadas con la iluminación del árbol de Navidad y la bendición del pesebre. A menudo, durante la celebración de la fiesta, que se podía oír a nuestro alrededor las sirenas sonando la alarma, un signo de los conflictos y desorden. Siempre hemos reconocido en nosotros un sentimiento de inadecuación con respecto a la situación. Parecía que estábamos viviendo el tiempo y fuera de la historia. Este no es el caso, sin embargo.El Evangelio nos dice que la plenitud de los tiempos se ha realizado en un momento difícil, cuando Juan estaba en el desierto invitando a la gente a preparar el camino del Señor y predicando un bautismo de conversión. La fiesta, las luces, los colores, aunque necesario, deseado y celebrado en las circunstancias en que estamos viviendo, nos debe llevar a pensar más profundamente en el sentido original de la Navidad: Dios entra en nuestro tiempo y en nuestra historia. Él entra en el tiempo y la historia en la que vivimos hoy en día. La Navidad nos dice que Dios ama la vida, que Él mismo es la vida. Esta verdad es la razón definitiva y fiel a seguir viviendo en esta tierra. Este es un tiempo para buscar motivaciones auténticas, por las razones últimas de seguir viviendo y esperando. Estas son las razones y motivaciones que perduran, que dan la sensación de simplemente medir, de un horizonte real, y no sucumbir a oscilar fases de nuestra angustia y exultaciones. Este es el momento de buscar preguntas y respuestas, por orientaciones. Es el momento de redescubrir el Oriente.Esta Oriente es Cristo, el hombre y Dios. La Navidad nos recuerda, por lo tanto, a este Oriente. La Navidad nos dice que nuestra vida es un Adviento; que vivimos orientados hacia un futuro, lo que tal vez dramática, tedioso, pero en el que - estamos seguros - podemos conocerlo. Navidad nos dice que este futuro, para lo cual estamos tan preocupados, este futuro, que comienza ahora, ya se comenzó:. Es Jesús, que nace, muere y resucita de la muerte No estamos caminando hacia el vacío, hacia lo desconocido, hacia las tinieblas, sino hacia algo que ya ha pasado y que seguirá siendo, que está siempre en proceso de ser dimos cuenta y que, en cualquier caso, nunca será capaz de destruir incluso si quieren hacerlo. Nos encaminamos hacia el encuentro. De esta manera, el momento difícil será, al final, se convierten en un buen momento, ya que va a restaurar en nosotros la conciencia de que este es un momento de encuentro, que revela nuestra necesidad de algo que es diferente de nosotros mismos, nos renderizado más atentos a las personas que conviven con nosotros, porque el futuro hacia el cual nos partimos sólo pueden ser la realización de todos y todas las relaciones que hemos cultivado, aquí y ahora. . Incluso en estas circunstancias dramáticas Mis deseos este año son que podemos caminar con confianza a lo largo de este camino, que se abre en el desierto de nuestras muchas vidas y conduce a un buen futuro, un futuro con un rostro único: el rostro de la misericordia de el Padre, que nos espera siempre, y con fidelidad, incluso hoy en día. Feliz Navidad.



EL CANTO GREGRORIANO DE LA ABADÍA DE SOLESMES

Formas Musicales


El CANTO GREGORIANO

     Si acceden al enlace que a continuación se inserta, correspondiente a la página web de la Abadía de Solesmes podrán tener a su disposición un inigualable conjunto de cantos gregorianos de los monjes de dicha Abadía.


domingo, 20 de diciembre de 2015

La Defensa de la Fe y el sentido de la palabra combate hoy.


     Vivimos una época de gran confusión. El lenguaje se manipula y las palabras significan lo que cada hablante decide, además hay una serie de contravalores que han asumido el disfraz de valores incuestionables y nadie se para a pensar lo que significan realmente.

     Nuestra Milicia se define resueltamente como tal Milicia, es decir formada por Milites-soldados- y como tales soldados  combatimos, combatimos los combates de Cristo. ¿Que significa hoy ese combate? ¿Porque nos llamamos soldados? ¿porque combatimos?

     Nos llamamos soldados porque OBEDECEMOS. Obedecemos a Cristo a través de su Iglesia. Primera parada: la manipulacion de la palabra obediencia.

     La obediencia es consecuencia de la libertad, no la ausencia de ella. Sin libertad no es posible obedecer, porque la obediencia es esencialmente un acto libre. Confundir obediencia con sumisión es un logro de los poderosos de este mundo. En cambio la sumisión se produce inconscientemente, creyéndonos libres sin ideales a los que obedecer vivimos la vida sin que pase nada, pasando el tiempo hasta quedarnos del todo sin tiempo. Y esa es la esclavitud.

     En segundo lugar, en la Milicia se combate... contra la violencia. Segunda manipulación: el combate es violencia. 

     Pues bien, justamente al revés. El combate es una técnica de neutralización de la violencia  para evitar las consecuencias de ésta. A través del combate se para la violencia y se mantiene la Justicia.

     Cuando tomas un tratamiento médico combates contra la enfermedad, cuando abres un paraguas combates la tormenta, cuando te levantas a las seis de la mañana combates la pereza. Cuando te indignas por la explotación combates la injusticia. No combatir es ceder a la violencia.

     Aquí hay que recordar que cuando Gandhi -el icono del pacifismo-  utilizó la palabra "ahimsa" mal traducida como "no violencia", su significado etimológico es "LUCHA", es decir COMBATE. Y además para Gandhi la lucha sin armas era una forma superior de combate, pero la lucha con armas era superior a la pasividad, esta última es la que se inocula con el pacifismo oficial.

     En tercer y último lugar, combatimos por Cristo. Que no ha venido a traer la Paz sino "la espada". Tercera manipulación: La espada es guerra. Jesús no dijo que traía la guerra...sino la espada.

     La espada es una cruz, una cruz levantada que llama al Cielo para que la Tierra sea una expresión del Reino de Dios. Los Caballeros no somos sino un ARMA LEVANTADA contra todas las formas de esclavitud, y precisamente la condición para levantarla es estar libres de odio, puros y perfectos, con la mirada en Dios y el Amor a todos los seres como estandarte.

Milicia contra Malicia. Combate por tu Alma.
Hno. Carlos

sábado, 19 de diciembre de 2015



LA DESCRISTIANIZACIÓN

En La Gaceta, aparece este artículo en el cual la Conferencia Episcopal Española admite responsabilidad en la descristianización de la sociedad, humildemente pienso que todos tenemos responsabilidad, los primeros los fieles, creo que de algún modo estamos, hablo en general, presionando a la Iglesia para que sea ella la que busque un encaje  en nuestra forma de vivir la fe, "crasso error". Estamos buscando que todo sea más cómodo, que todo nos lo den hecho, que la asistencia a la Santa Misa sea un entretenimiento más del domingo, acabarla lo antes posible y obligación cumplida, hemos perdido la valentía de defender en lo que creemos, pensamos que los demás tienen más legitimidad para defender sus postulados que nosotros y así un largo etcétera de dejación. Un ejemplo más claro es el de la Navidad, celebramos el nacimiento de Jesús pero realmente lo que celebramos es una serie de fiestas, comidas de empresa, de amigos, la comida familiar de Navidad, en la que el verdadero protagonista que es Jesús, falta de nuestras mesas, no está invitado, ni nos acordamos de Él, eso también es descristianización, podríamos seguir poniendo ejemplos pero creo que todos somos conscientes de lo que está pasando, también es cierto que ese contacto tan necesario del sacerdote director espiritual, ese sacerdote cercano en algunos sitios ya se está perdiendo pero son excepciones. El fenómeno que admite la Conferencia Episcopal es más de fondo, hoy día, tal como se ha escrito en alguna ocasión en este blog y como bien dice la CEE, nos estamos olvidando que las raíces de Europa son cristianas, que gracias al cristianismo somos lo que somos, el cristianismo ha sido la luz que ha servido de referencia en las diferentes etapas de este Viejo Continente para seguir adelante, el cristianismo es el que ha dado unos valores de los que ha nacido la democracia que actualmente vivimos, democracia que mal interpretada estamos utilizando para  atacar esos mismos valores en los que se ha cimentado. Hemos olvidado casi por completo el mensaje de Jesús. También se está olvidando algo necesario, algo tan importante como la evangelización, ya no nos preocupamos de enseñar en la fe a los pequeños, los mayores en su mayoría han olvidado lo que es sentirse miembro de esa Comunidad Cristiana que comienza en la misma parroquia desde donde se trasmiten valores y mensajes tan necesarios hoy día. En fin creo que el remedio contra esa descristianización, que tan acertadamente admite la CEE, es el compromiso de todos, esto es, de los fieles y de nuestros sacerdotes, compromiso en buscar nuevamente a Dios, esa descristianización viene por el abandono de esa búsqueda, nos hemos acomodado, pensamos que aquí estamos y si tiene que venir alguien, que sea Él, ¡no!, intentemos todos los días ser nosotros los que busquemos su compañía.

La CEE admite su responsabilidad en la descristianización.


Uno de los grandes pecados de la Iglesia española es el clericalismo. Cuando el cristianismo era el alma de nuestra civilización, Mozart no necesitaba un permiso especial para componer música cristiana ni Velázquez para pintar su espectacular Cristo.




En la presentación de su último Plan Pastoral, la Conferencia Episcopal Española ha reconocido que la influencia de la Iglesia sobre la sociedad se ha debilitado considerablemente y ha admitido la responsabilidad de los propios pastores en este fracaso, pero no sin recurrir a la dudosa esperanza -olviden la acepción teológica de la palabra- de que "la regeneración democrática de la que se habla, termine despertando el deseo de una regeneración moral”. Y en esa frase veo resumida la razón por la que nuestros prelados, la jerarquía de la Iglesia, es casi impotente para hacer frente a la descristianización.

Que una Iglesia que ha creado Occidente, ha inspirado sus leyes, sus instituciones, su cultura, su ciencia, sus costumbres, que ha moldeado la manera de ver el mundo de decenas de generaciones, fíe su esperanza en los pasajeros y en buena medida propagandísticos deseos de regeneración de un efímero sistema político es deprimentemente significativo, como lo es que un prelado insinúe que el núcleo de nuestra fe es un código moral.

La negación de las raíces cristianas de nuestra civilización y la rápida pérdida de influencia de los valores cristianos que la han fundado se han tratado abundantemente en estas páginas. No tanto, en cambio, la respuesta de la jerarquía eclesiástica -mejor: su responsabilidad- frente a esta situación. 

Artículo publicado en La Gaceta, para verlo completo ver enlace: La Gaceta

domingo, 13 de diciembre de 2015

ORACIÓN A LA EMPERATRIZ DE AMÉRICA


Oración a Nuestra Señora de Guadalupe
Préstame Madre tus ojos, para con ellos poder mirar, porque si con ellos miro, nunca volveré a pecar.
Préstame Madre tus labios, para con ellos rezar, porque si con ellos rezo, Jesús me podrá escuchar.
Préstame Madre tu lengua, para poder comulgar,
pues es tu lengua patena de amor y santidad.
Préstame Madre tus brazos, para poder trabajar, que así rendirá el trabajo una y mil veces más.
Préstame Madre tu manto, para cubrir mi maldad, pues cubierta con tu manto al Cielo he de llegar.
Préstame Madre a tu Hijo, para poder yo amar.
Si tu me das a Jesús, qué más puedo yo desear
y ésta será mi dicha por toda la eternidad.
Amén.

Texto publicado por Aleteia, original en: http://es.aleteia.org/2015/12/12/oracion-a-la-emperatriz-de-america/

sábado, 12 de diciembre de 2015


UNA DE VALIENTES




     Me levanto hoy leyendo que el otro día un valiente o grupo de valientes bajo la bandera de la tolerancia y el respeto a los demás y defendiendo con su acción los valores de la democracia asaltaron, arriesgando sus vidas un Sagrario de la Iglesia de Nuestra Señora en Nalda (la Rioja), tras una feroz resistencia consiguieron coger las formas del Sagrario y después de pisotearlas las tiraron al suelo formando una fila hasta la casa del párroco. 

     Pues sí, posiblemente esto es  lo que piensen estos personajes que han realizado tal acción, posiblemente estén orgullosos de la valentía demostrada y del riesgo asumido en un lugar sagrado donde no se encontraron ninguna oposición, posiblemente piensen que esta es la mejor forma de expresar su libertad de expresión  ofendiendo los sentimientos de millones de personas, posiblemente piensen que con esta acción están elevando la democracia a su máximo exponente, al contrario se está haciendo una representación exacta de lo que es la cobardía, la intolerancia y la falta de respeto a los demás, posiblemente crean que con esta acción, para ellos memorable, están atacando a los católicos y a Dios Nuestro Señor representado en esas Sagradas Formas, desconocen que la libertad de expresión y la democracia en que viven se la deben a ese Cristianismo que odian que a través de los siglos ha ido forjando una Europa con unos valores basados en el respeto a la persona y todo lo que significa, posiblemente a estos "valientes" esto les desborde, posiblemente si reflexionasen sobre la pobreza de la acción que han llevado a cabo no fuesen capaces de mirarse a un espejo en mucho tiempo.

     En los últimos tiempos, por desgracia estos hechos se vienen sucediendo cada vez con más asiduidad, he leído que habría que poner puertas a todo, cerrar los sagrarios con candado, cámaras en las Iglesias, pero no creo que sea la solución, si hacemos eso, estos elementos, por llamarlos de alguna forma, estarían venciendo. Creo que hay que abrir más puertas para orar ante el Santísimo, el mayor daño que se les puede hacer a su corto intelecto es que  en las ciudades y poblaciones donde se pueda, extender la adoración perpetúa al Santísimo, que siempre tengamos un lugar donde presentarnos ante Dios a cualquier  hora. Como católicos debemos armarnos de valor y defender nuestra fe, debemos rezar por estos pobres de espíritu para que Dios les infunda todos los valores y principios de los que carecen, que son muchos. Aunque como católicos debemos rezar por ellos, también debemos rezar porque la justicia actúe lo más rápidamente posible y comparezcan ante ella, con la Justicia Divina ya le han dado cita.

viernes, 11 de diciembre de 2015

"Antes de que sea demasiado tarde": Memoria y testimonio de los cristianos de Mesopotamia.





Libro de Raquel Martín Caballero, responsable de comunicación de Ayuda a la Iglesia Necesitada, en el que se habla de los cristianos y otras minorías perseguidas en Irak, desde este humilde blog y dentro del espiritu de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo - Militia Templi, cualquier iniciativa para dar a conocer los sufrimientos de nuestros hermanos perseguidos contará con todo nuestro apoyo y este libro seguro que es de los que tras su lectura no nos deja indiferentes.


Los rabinos ortodoxos reconocen por primera vez al cristianismo como parte del plan de Dios.

El histórico documento ha recogido en sólo una semana la firma de más de dos mil rabinos ortodoxos




                                    JUAN VICENTE BOOCorresponsal En El Vaticano - 10/12/2015 a las 18:35:28h. -


     Por primera vez al cabo de dos mil años de hostilidad, los rabinos ortodoxos reconocen teológicamente que el cristianismo es parte del plan de Dios para la humanidad ya que «Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad».
     El histórico documento, redactado por 25 destacados rabinos ortodoxos de Israel, Estados Unidos y Europa, ha recogido en sólo una semana la firma de más de dos mil rabinos ortodoxos, según manifestó el jueves en el Vaticano el rabino David Rosen, director de Asuntos Interreligiosos del American Jewish Committe (AJC).
El breve documento, que lleva por título «Hacer la voluntad de nuestro Padre en el cielo: hacia una asociación entre judíos y cristianos», cita autores clásicos como Maimónides o Yehudah Halevi, para los cuales «al separar el judaísmo y el cristianismo, Dios quería una separación entre socios, no una separación entre enemigos».
     Los rabinos ortodoxos afirman que «ambos, judíos y cristianos, tiene una misión común, basada en la Alianza, para perfeccionar el mundo bajo la soberanía del Todopoderoso. Ninguno de nosotros puede llevar a cabo la misión de Dios en este mundo por separado».
     El texto deja muy claro que «nuestra asociación no minimiza de ninguna manera las diferencias entre las dos comunidades y las dos religiones. Creemos que Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad».
     Subraya también, que ambas comunidades comparten la Revelación de la Biblia judía y concluye presentando un programa común: «Imitando a Dios, judíos y cristianos deben ofrecer modelos de servicio, amor incondicional y santidad. Hemos sido creados a imagen de Dios. Judíos y cristianos seguimos dedicados a la Alianza jugando un papel activo juntos para redimir el mundo».
     Articulo publicado en diario ABC, para leer la noticia completa seguir enlace: Noticia diario ABC



INGRY NOSOTROS TAMBIÉN ESTAMOS ORGULLOSOS DE

 TU PADRE Y REZAREMOS POR ÉL Y TODOS LOS QUE

 FUERON ASESINADOS.


Ingry Tawadros, hija de un copto asesinado por el Daesh en Libia

 “Mi padre no renegó de su fe y estoy orgullosa de él”.

bootstrap slider by WOWSlider.com v8.5
     Esta Navidad va a ser muy distinta para las viudas e hijos de los coptos asesinados por los terroristas del Daesh en Libia a principios de este año. Todavía nos estremecemos al recordar las imágenes de los 21 cristianos vestidos de naranja junto al mar. Esa peregrinación hacia el martirio ha quedado grabada en la memoria de los egipcios y de todos los cristianos.
     Una delegación de Ayuda a la Iglesia Necesitada ha visitado recientemente a sus hijos. Fue en la sede episcopal del obispo de Samalut, monseñor Paphnutius. Está a 250 kiometros al sur de El Cairo.
     El obispo hace de anfitrión y pide hablar a los niños. Lo primero que llama la atención es la serenidad y la tranquilidad con la que los chavales hablan de sus padres. Sus caras se entristecen recordándolos, pero estos huérfanos, algunos de apenas cinco años, están orgullosos de lo que hicieron sus padres. Los pequeños casi no pronuncian palabra, miran a sus hermanos mayores y a su obispo. Solo son capaces de asentir con la cabeza. Toma la palabra Ingry Tawadros, de 14 años. Está sentada junto a sus dos hermanos pequeños.
Hola Ingry, ¿quién era tu padre?
Mi padre se llamaba Tawadros Youssef Tawadros. Era un gran trabajador y un buen padre.
Es un nombre muy cristiano…
Sí, de hecho mi padre tuvo muchas dificultades en Libia porque su nombre es fácilmente reconocible como cristiano y, según cuentan, le pidieron en numerosas ocasiones que se cambiara de nombre, pero él nunca quiso. Mi padre decía: «Quien se cambia de nombre acaba cambiándose de fe».
¿Cómo vivió tu familia y vuestra comunidad el secuestro de tu padre y sus compañeros cristianos?
Rezamos durante 40 o 50 días para que no renegaran de su fe. Hasta el final invocaron el nombre de Jesús.
¿Qué has aprendido del testimonio de tu padre?

Quiero que sepan que estoy orgullosa de mi padre. No solo por mí o por mi familia, sino porque ha honrado a toda la Iglesia. Estamos muy orgullosos porque no renegó de su fe y eso es algo maravilloso. Además, nosotros rezamos por los asesinos que mataron a mi padre y a sus compañeros, para que se conviertan.
Artículo publicado en Alfa y Omega. Para verlo completo ir al enlace: alfayomega.es