CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

martes, 29 de abril de 2014

UN OASIS EN TOLEDO

EL CONVENTO DE LOS PADRES CARMELITAS DESCALZOS DE TOLEDO


   Pasada la Semana Santa, estaba deseando realizar una mención a un lugar al que los integrantes  de la Preceptoría de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo- Militia Templi, consideramos nuestra segunda casa cuando nos reunimos en Toledo. Este lugar es el Convento de los Carmelitas Descalzos, un remanente de paz y tranquilidad  en el que gracias al buen hacer de los Padres Carmelitas con su Prior al frente uno encuentra en dicho lugar  el sosiego que necesita. Su enclave inmejorable, en el centro del casco histórico de Toledo, el lugar bellísimo, si hay algo que llama la atención es el patio del claustro, cubierto por una cristalera por donde penetra la luz uno y donde uno puede disfrutar del silencio y saborearlo sin nada que le interrumpa, las habitaciones austeras y de una limpieza inmaculada, los Padres Carmelitas que lo llevan encantadores, y su Prior, el Padre Tito, alguien al que agradecer sus atenciones y su dedicación, a todos ellos gracias y pido a Dios que no cambien. Como casa de oración, uno encuentra todo lo que necesita, paz, tranquilidad, un sitio donde poder orar y unos sacerdotes  que notas su presencia, que están para ayudarte, de nuevo gracias.


   Pero no es todo  lo que quería decir, también estos Padres Carmelitas se han llevado una gran alegría, y los que los apreciamos y queremos también,  el Santo Padre ha declarado el Año Jubilar Teresiano con motivo del  Quinto Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, que es fundadora de la Orden de los Carmelitas Descalzos. Desde esta Preceptoría felicitamos a nuestros queridos Padres Carmelitas del Convento de Toledo por esta celebración y deseamos y pedimos a Dios Nuestro Señor que la Orden siga siendo un referente y siga fiel a los principios que la han regido en estos largos años de vida que atesora.


Muchas Felicidades.

domingo, 27 de abril de 2014

HOMILIA DEL SANTO PADRE FRANCISCO I EN LA CANONIZACIÓN DE JUAN XXIII Y JUAN PABLO II

   En el centro de este domingo, con el que se termina la octava de pascua, y que san Juan Pablo II quiso dedicar a la Divina Misericordia, están las llagas gloriosas de Cristo resucitado.
   Él ya las enseñó la primera vez que se apareció a los apóstoles la misma tarde del primer día de la semana, el día de la resurrección. Pero Tomás aquella tarde, como hemos escuchado, no estaba; y, cuando los demás le dijeron que habían visto al Señor, respondió que, mientras no viera y tocara aquellas llagas, no lo creería. Ocho días después, Jesús se apareció de nuevo en el cenáculo, en medio de los discípulos, y Tomás también estaba; se dirigió a él y lo invitó a tocar sus llagas. Y entonces, aquel hombre sincero, aquel hombre acostumbrado a comprobar personalmente las cosas, se arrodilló delante de Jesús y dijo: «Señor mío y Dios mío» (Jn20,28).

   Las llagas de Jesús son un escándalo para la fe, pero son también la comprobación de la fe. Por eso, en el cuerpo de Cristo resucitado las llagas no desaparecen, permanecen, porque aquellas llagas son el signo permanente del amor de Dios por nosotros, y son indispensables para creer en Dios. No para creer que Dios existe, sino para creer que Dios es amor, misericordia, fidelidad. San Pedro, citando a Isaías, escribe a los cristianos: «Sus heridas nos han curado» (1 P 2,24; cf. Is 53,5).

   San Juan XXIII y san Juan Pablo II tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado. No se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano (cf. Is 58,7), porque en cada persona que sufría veían a Jesús. Fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia.

   Fueron sacerdotes y obispos y papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte; fue más fuerte la fe en Jesucristo Redentor del hombre y Señor de la historia; en ellos fue más fuerte la misericordia de Dios que se manifiesta en estas cinco llagas; más fuerte la cercanía materna de María.

   En estos dos hombres contemplativos de las llagas de Cristo y testigos de su misericordia había «una esperanza viva», junto a un «gozo inefable y radiante» (1 P 1,3.8). La esperanza y el gozo que Cristo resucitado da a sus discípulos, y de los que nada ni nadie les podrá privar. La esperanza y el gozo pascual, purificados en el crisol de la humillación, del vaciamiento, de la cercanía a los pecadores hasta el extremo, hasta la náusea a causa de la amargura de aquel cáliz. Ésta es la esperanza y el gozo que los dos papas santos recibieron como un don del Señor resucitado, y que a su vez dieron abundantemente al Pueblo de Dios, recibiendo de él un reconocimiento eterno.

   Esta esperanza y esta alegría se respiraba en la primera comunidad de los creyentes, en Jerusalén, de la que hablan los Hechos de los Apóstoles (cf. 2,42-47), como hemos escuchado en la segunda Lectura. Es una comunidad en la que se vive la esencia del Evangelio, esto es, el amor, la misericordia, con simplicidad y fraternidad.

   Y ésta es la imagen de la Iglesia que el Concilio Vaticano II tuvo ante sí. Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos. No olvidemos que son precisamente los santos quienes llevan adelante y hacen crecer la Iglesia. En la convocatoria del Concilio, san Juan XXIII demostró una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado, guiado por el Espíritu. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; por eso me gusta pensar en él como el Papa de la docilidad al Espíritu santo.

En este servicio al Pueblo de Dios, san Juan Pablo II fue el Papa de la familia. Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el Papa de la familia. Me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que él, desde el Cielo, ciertamente acompaña y sostiene.

Que estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos años de camino sinodal, sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia. Que ambos nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama.

Fuente: Boletín de la Santa Sede en Lengua Española. Pinchar enlace: http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2014/04/27/0301/00663.html#Testo in lingua spagnola


VIDEO COMPLETO DE LA CEREMONIA DE CANONIZACIÓN

jueves, 24 de abril de 2014

BELLO MAGNIFICAT ESCRITO POR JUAN PABLO II


Adora, alma mía, la gloria de tu Señor,
el Padre de la gran Poesía, tan lleno de bondad.
Él fortificó mi juventud con ritmo admirado,
mi canto, en yunque de roble, ha forjado.
Resuena, alma mía, con la gloria de tu Señor,
Hacedor del Saber angelical, benévolo Hacedor.
Apuro hasta los bordes la copa de vino, con gratitud,
en Tu fiesta celestial –cual un siervo orante–,
porque embelesaste extrañamente mi juventud,
porque de un tronco de tilo tallaste una forma rozagante.
¡Tú eres el Maravilloso, el Escultor de santos tallados!
– Por mi camino hay muchos abedules y robles numerosos.
– Soy como un surco soleado, un campo sembrado,
como una arista joven y brusca de los Tatras rocosos.
Bendigo Tu sementera, en Oriente y en Occidente,
¡siembra, Labrador, tu tierra, con generosidad!
Que, por la nostalgia y la vida, la juventud incipiente
se vuelva un fecundo trigal, una luminosa ciudad.
Que te adore la felicidad, el misterio grandioso,
me hinchaste tanto el pecho con la voz cantante,
permitiste en el azul hundir mi pobre rostro
y mandaste a mis cuerdas melodías incesantes.
Porque en esta melodía, como Cristo has aparecido.
Mira delante –Eslavo– las luces sanjuaneras...
El santo roble no perdió las hojas, tu rey sigue vivo,
porque es amo de su pueblo y sacerdote, y así era.
Adora al Señor, alma mía, por la corazonada sigilosa,
por la primavera que entona los sentimientos góticos,
por la juventud ardiente, la copa de alegrías gozosas,
por el otoño similar a rastrojos y brezos melancólicos.
¡Adóralo por la poesía; por la alegría y el dolor!
La alegría de dominar el azul y el oro, la eterna morada,
porque en palabras se encarne el gozo, el gran ardor,
porque recoges esta madurez, esta cosecha segada.
El dolor es la tristeza vespertina de expresiones inefables,
cuando con el éxtasis ondeante nos abraza la Belleza,
Dios se inclina hacia el arpa –mas el rayo se quiebra
en la vertiente rocosa–, las palabras no tienen fuerza.
Faltan las palabras. Soy como un Ángel caído,
una figura en un pedregal, en un pedestal de mármol;
Tú le insuflaste nostalgia a la figura y brazos esculpidos,
por eso se alza, desea. De estos ángeles soy.
Y aún Te adoraré, porque en Ti está la hospitalidad,
premio por cada canto, el día de la idea santa
y la alegría –vuelta canto del himno a la maternidad,
y la palabra silenciosa de fidelidad–. ¡Elí más cabal!
Sé bendito, Padre, por la tristeza del ángel,
por la lucha del canto contra la mentira, combate inspirado del alma
y aniquila en nosotros toda la mezquindad de la palabra,
quebrántala, y la forma, como a un hombre mentecato que se jacta.
Ando por tus caminos –yo, el trovador eslavo–.
En solsticios toco música a muchachas y peones,
pero el canto de mi oración, con tonos modulados,
lo arrojo a Ti Único, a Ti en el trono de roble.
¡Sea bendito el cantar entre los cantares!
¡De mi alma y de la luz, benditos sean los sembrados!
¡Adora, alma mía, a Él, quien cubrió con creces
mi espalda con el terciopelo y el raso de los potentados!
Bendito tallador de santos, eslavo y profeta,
–apiádate de mí– soy recaudador de impuestos inspirado.
Adóralo, alma mía, con canto, cercana es la meta,
para que el himno quede sonoro y consumado.
Y que el himno sea: ¡Poesía! ¡Poesía!
La semilla añora como el alma que sufre brechas,
mis caminos sean sombreados de robles y acacias,
para que agraden a Dios las juveniles cosechas.
¡Libro Eslavo de Añoranzas! Al final sigue resonante,
como de coros de Resurrección, la primaveral música,
con el canto santo y virgen, con la poesía prosternante
y con el himno de humanidad, el Divino Magníficat.

miércoles, 23 de abril de 2014


¿Por qué canoniza Francisco a Juan XXIII?

 
 
Juan XXIII
(©ANSA) JUAN XXIII

Sin el segundo milagro, pero con la difusión del culto litúrgico y las “gracias” atribuidas a su intercesión, además de la petición de los padres conciliares

ANDREA TORNIELLICIUDAD DEL VATICANO

¿Cuáles son las razones que impulsaron a Papa Francisco a acoger la petición de la postulación de la causa de Juan XXIII para llegar a la proclamación de su santidad sin pasar por la verificación de un segundo milagro? La decisión del actual Pontífice fue madurando desde los primeros meses de su Pontificado, pues el 5 de julio de 2013 Francisco promulgó el decreto sobre el milagro por intercesión del beato Juan y aprobó contemporáneamente los votos favorables expresados por la sesión ordinaria de los cardinales y obispos de la Congregación para las Causas de los Santos para la canonización “pro gratia” del beato Juan XXIII. Decisión que fue ratificada dos meses después, el 30 de septiembre, por el Consistorio.

Artículo publicado por Vatican Insider (La Stampa). Para ver el artículo completo seguir el enlace:

http://vaticaninsider.lastampa.it/es/vaticano/dettagliospain/articolo/francesco-francisco-francis-roncalli-33639/

domingo, 20 de abril de 2014

ALEGRÉMONOS, JESÚS  HA RESUCITADO


Desde la Preceptoría de España de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo Militia Templi deseamos a todos una feliz Pascua de Resurrección.

martes, 8 de abril de 2014

HORARIO DE SEMANA SANTA EN LA IGLESIA DEL SALVADOR DE TOLEDO SEGÚN LA FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO



ALOJAMIENTO:
CASA DE EJERCICIOS EL BUEN PÁSTOR C/Ronda Buenavista Nº 5 - 7(Toledo) Tlfno. 925251050
CASA DE ESPIRITUALIDAD DE LOS P.P. CARMELITAS. Plaza Carmelitas Descalzos, 2 (Toledo) 925223815
ANTIGUO COLEGIO SADELL (en frente de la Iglesia del Salvador). Habitaciones con baño. 15 euros por persona/noche. José Manuel 649804405
APARCAMIENTO EN TOLEDO: GARAJE SANTO TOMÉ (a 100 metros de la Iglesia del Salvador) Tlfno. 925 22 88 65. 
COMO LLEGAR DESDE:
ESTACIÓN DE AUTOBUSES: Autobus urbano nº 12 (Parada a 500 metros de la Iglesia del Salvador)
ESTACIÓN DE TREN: Autobus urbano nº 61, 62 y 22 Parada (Plza. Zocodover) a 10 min de la Iglesia del Salvador.
INFORMACIÓN SOBRE LA SEMANA SANTA EN TOLEDO: http://www.semanasantatoledo.com/

PUBLICADO POR LOS HERMANOS DE LA FRATERNIDAD CRISTO SACERDOTE Y SANTA MARÍA REINA. PARA VER NOTICIA COMPLETA PINCHAR ENLACE DEL BLOG DE LA FRATERNIDAD: http://santa-maria-reina.blogspot.com.es/2014/04/horario-de-semana-en-la-iglesia-del.html

martes, 1 de abril de 2014

Carta a los Jóvenes de un Hermano de la Milicia.

Hermano Carlos.

A la atención de quien me esté leyendo en este momento.

No me cabe la menor duda de que si te has parado en una página como esta es porque sientes algo fuerte dentro de ti. Hay otras mucho más  coloridas y ligeras en las que solazarte contemplando por milésima vez en el día lo mismo que en la televisión.
Pero no, estas aquí  en una web llena de mantos blancos simbolizando pureza, cruces Rojas simbolizando combate espiritual y en un expositor de Doctrina de la Fe Católica Romana, así que si sigues aquí, es porque tienes fortaleza interior y puedes nadar contracorriente, este vuelve a ser un tiempo de catacumbas simbólicas, en nuestro mundo sabes que se te puede mirar muy mal por ser Católico, y en otros mundos renace el martirio por tener Fe…así que si sigues aquí es posible que estés en tu sitio.
El Papa Juan Pablo II nos hablaba de ti, cuando hace diez años en un discurso en la Plaza de San Pedro decía “hablo a los jóvenes que están por venir, levantaos, el mundo es vuestro.. levantaos…!vamos!”
De verdad que, como amigo al que quizá despida en unos momentos, he de decirte que es muy emocionante ver a una persona de más de 80 años agarrado literalmente a su cruz, doblado corporalmente pidiendo a los jóvenes que se levanten. El, que por edad y enfermedad debía estar echado pidiendo a los jóvenes que se levanten….que se levanten de la cama virtual, que se levanten del aburrimiento existencial, que la vida no es una condena a muerte viendo pasar el tiempo hasta quedarse del todo sin tiempo.
Que poco comercial es pedirle a un joven como tú que tome la cruz. Suena poco sugerente verdad? Aunque sea la tuya…es mejor que Cristo tome la de todos sin ser suya, y que nosotros sigamos echados. Puede ser, es la aptitud de muchos hermanos católicos que permanecen en silencio ante las ofensas de la Fe. Puede ser la tuya también. Pero sigues leyendo así que permíteme que dude.
Te voy a explicar en muy pocas palabras quienes somos la Milicia. Si te interesa oirás muchas más, pero ahora solo dos. O te gustaran o las rechazaras de plano. Allá van: somos cireneos.
Simón de Cirene. Si, el que tomo la Cruz de Jesus cuando caía una y otra vez.. nos queremos dedicar a acompañar a Jesus cuando Ora solo, y cuando todos duermen. Queremos coger la Cruz de la Humanidad para que el descanse, de manera que no solo queremos coger la nuestra, sino además acompañar a Cristo allí donde este mas solo. El cómo tratamos de hacerlo tendrás que descubrirlo si quieres.
Es solo lo que queremos, rara vez lo conseguimos, yo me suelo quedar dormido también como tú. Hasta que otro abuelito como Benedicto XVI vuelve a gritarme…!Salid a los caminos!, o el Papa Francisco me exige: ¡Quiero lio!.

Bien amigo, ya sabes que somos, nosotros no engañamos, esto es lo que te espera si quisieras estar a nuestro lado. La Cruz. La tuya y la de los demás. Así “seduce” la Milicia..advirtiendo…Entenderé que te marches de aquí, pero si tras leer esto hay un asomo de atracción por tan duras palabras, a mí ya no me cabe la duda de que eres uno de nuestros Hermanos. Si es así tienes que levantarte por ti mismo.