CONTACTA CON NOSOTROS

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo – Milicia del Temple, es un instituto totalmente nuevo dentro de la Iglesia Católica, aunque inspirado en la antigua Orden.

1º.- No reivindica ninguna sucesión histórico – jurídica con la antigua Orden del Temple abolida en 1314, como lo hacen otras asociaciones autodenominadas “templarias”, que no es otra cosa que una total falsedad.

2º.- No tiene nada que ver con las creencias esotéricas de todas y cada una de estas asociaciones.

3º.- La Santa Sede ha prohibido a la Milicia del Temple tener contactos con este tipo de asociaciones.

Aprobada por la Santa Iglesia Católica, l a Milicia del Temple – Pobres Caballeros de Cristo, se complace en recibir a hombres y mujeres católicos. Por tal motivo, pedimos que cuando se pongan con nosotros en contacto por primera vez, incluyan los siguientes detalles: Su nombre y apellidos, localidad y provincia donde residen, parroquia a la que pertenecen, edad, si conoce a algún caballero o dama personalmente y si no, como se enteró de nosotros. No buscamos en este primer contacto una biografía completa, pero si un pequeño perfil a través del cual comenzar el proceso para tener en consideración su petición de unirse a nosotros.

Nuestra dirección de contacto es: infomilitiatempli@gmail.com

miércoles, 30 de octubre de 2013

Culminó en Roma peregrinación para conmemorar la apertura a la Eucaristía en latín

Ciudad del Vaticano.  Ante el Altar de la Sede de San Pedro, en la Basílica de San Pedro en Roma, el Cardenal Darío Castrillón celebró el pasado 27 de octubre la Eucaristía según su Forma Extraordinaria (en latín), como parte de las celebraciones de la peregrinación Summorum Pontificum que se llevó a cabo el fin de semana. Cerca de mil fieles provenientes de varios países de Europa y América se unieron a esta celebración y recibieron la Bendición Apostólica del Papa Francisco, quien envió un mensaje especial para la jornada a través de su Secretario de Estado, Mons. Pietro Parolin.


El Cardenal Darío Castrillón celebra la Eucaristía en el altar de la Sede de San Pedro, en Roma. Foto: Schola Sainte Cecile
En el mensaje dirigido al Card. Castrillón, "Su Santidad el Papa Francisco envía su cordial saludo y desea que la participación en el itinerario dedicado a tumbas de los Apóstoles suscite un compromiso ferviente a Cristo, que se celebra en la Eucaristía y en el culto público de la Iglesia, y los dones de un nuevo impulso al testimonio evangélico". En el documento, el Pontífice envió a los presentes "la Bendición Apostólica solicitada como prenda de paz y fervor espiritual".
Mons. Fernando Arenas, Obispo de la Administración Apostólica Personal de San Juan María Vianney en Brasil, afirmó el sentido de peregrinar a la tumba del Apóstol Pedor en declaraciones a CNA: " Somos católicos, unidos a la Santa Sede, con la bendición del Santo Padre Francisco". Según los organizadores, la peregrinación busca cada año "manifestar la eterna juventud de la forma extraordinaria del rito romano que el pueblo Summorum Pontificum anhela aportar al impulso misionero de la Nueva Evangelización".
La peregrinación comenzó el día 24 de octubre con las vísperas solemnes de San Rafael, celebradas en la iglesia de la Santísima Trinidad de los Peregrinos y presididas por Mons. Guido Pozzo, Secretario de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei. El día 25 de octubre se llevaron a cabo varios actos de piedad como el rezo del Santo Rosario en Santa Maria in Campitelli y el Vía Crucis en la colina del Palatino. Ese día se realizó un encuentro sacerdotal con Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.
Las actividades del sábado 26 de octubre incluyeron un tiempo de Adoración Eucarística, procesión hasta la Basílica de San Pedro y la Eucaristía celebrada por el Card. Castrillón, a quien se agradeció su cooperación en la elaboración del motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI que amplió la posibilidad de la celebración de la Eucaristía según la Forma Extraordinaria. La peregrinación culminó el domingo 28 con la celebración de la Misa Pontifical de la Solemnidad de Cristo Rey en la Basílica Santa María sopra Minerva, presidida por Mons. Fernando Arenas.
Con información de Cœtus Internationalis Summorum Pontificum y CNA.



Militia Templi - Christi pauperum Militum Ordo
Milizia del Tempio - Ordine dei poveri Cavalieri di Cristo
(Persona Giuridica secondo il Codice di Diritto Canonico e il Codice Civile Italiano)

CANCILLERÍA DE LA MILITIA TEMPLI
            
Poggibonsi, 30 de octubre del 2913

       Con gran alegría informamos que  próximo sábado, día 9 de noviembre, a las 18:00 h, serán admitidos a la Profesión Solemne y a la Investidura dos Novicios de la Preceptoría de América del Norte.

      Todos los Caballeros y Novicios de las Preceptorías Italianas están obligados a asistir a este importante momento para nuestra Militia.

       Los que no puedan asistir deben comunicarlo a S.E. el Gran Maestre.

       Por motivos organizativos, se ruega comunicar la asistencia  a la siguiente dirección: info@ordo-militiae-templi.org.


martes, 29 de octubre de 2013



SANTA MISA POR EL RITO TRIDENTINO EN PUERTO RICO

Nuestro hermano dom. Edgardo Juan Cruz Ramos, Caballero Profeso de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo - Militia Templi y Presidente de Una Voce Puerto Rico, nos manda varias fotografías de la Santa Misa el domingo día 27, fiesta de Cristo Rey; celebrada por Fray Luis Oscar Padilla Cruz, OFMCap. en la Parroquia San José, Guaynabo, Puerto Rico. Siendo una Misa rezada (pues en Una Voce Puerto Rico no contamos todavía con una schola), la misma incluyó la ayuda de un cantor y organista que intervinieron en la procesión, ofertorio, Comunión, y recesión, según permitido por las rúbricas para la Misa rezada.







domingo, 27 de octubre de 2013

ADMISIÓN NUEVO NOVICIO EN LA PRECEPTORÍA DE ESPAÑA DE LA ORDEN DE LOS POBRES CABALLEROS DE CRISTO  - MILITIA TEMPLI

Con gran alegría en el día de ayer se celebró en la Iglesia del Salvador en Toledo, oficiada por el Reverendo Padre Carlos de la Fraternidad Cristo Sacerdote y Santa María Reina, la ceremonia de admisión de un nuevo miembro, en este caso del Sr. Carlos Roldán, el cual fu presentado al resto de hermanos e inicio de esta forma su periodo de formación.




jueves, 24 de octubre de 2013


FIESTA DEL SANTO CALIZ DE LA ÚLTIMA CENA EN VALENCIA


Valencia (Miércoles, 23-10-2013, Gaudium Press) Un total de siete réplicas de la reliquia del Santo Cáliz de la Última Cena de Valencia, España, será las que entregará este jueves 24 el Arzobispo de esta ciudad, Mons. Carlos Osoro, con ocasión de la fiesta anual del Cáliz que, según la tradición e investigaciones, es probablemente el mismo que utilizó Jesús durante la Última Cena.

Con motivo de esta celebración, el Arzobispo de Valencia presidirá a las 19:00 horas una solemne Eucaristía en la Catedral donde permanece y es venerado el Santo Cáliz.
Santo Grial.jpg
Santo Grial de Valencia / Foto: AVAN.
Según informó a la agencia de la Archidiócesis de Valencia AVAN, el presidente de la Cofradía del Santo Cáliz, Antonio Rossi, la conmemoración comenzará con el traslado en procesión del vaso sagrado por el interior de la Seo del Santo Cáliz, donde se custodia el Grial, desde su emplazamiento en la capilla de la Catedral, hasta el Altar Mayor.

Rossi también contó que durante la Santa Misa se bendecirán y entregarán las siete réplicas del Cáliz que, como una tradición, se regalan cada año a varias parroquias. El presidente de la Cofradía explicó que éstas son obsequiadas "a aquellas parroquias que se han destacado bien por haber restaurado sus templos o por su labor pastoral".

La celebración, que será concelebrada por el Cabildo Metropolitano y los párrocos que recibirán las reliquias, culminará con el regreso del Santo Grial en procesión a la capilla donde es venerado en la Catedral valenciana.

Las parroquias Santiago Apóstol, San Luis Beltrán, Nuestra Señora del Pilar, La Pasión del Señor y Santa Gema Galgani, San Juan Bautista de la localidad de Beneixama, San Miguel Arcángel de Denia y Nuestra Señora de la Asunción de Foios, son las que tendrán el honor de recibir las réplicas del Santo Cáliz.

Venerado desde el Siglo XVI

En Santo Grial, con el que se cree Jesús celebró la Última Cena, es venerado en la Catedral de Valencia desde el Siglo XVI. A partir del Siglo XVIII ha sido utilizado para contener la forma consagrada del monumento del Jueves Santo y en el año 1916 fue finalmente instalado en la Capilla del Santo Cáliz, antigua Sala Capitular.
Juan Pablo II con el Santo Cáliz.jpg
En noviembre de 1982 el beato Juan Pablo II celebró una Santa Misa con el Santo Cáliz.
Dos fueron las ocasiones en las que el Grial abandonó la Catedral de Valencia: la primera de ellas durante la guerra de Independencia, entre los años 1809 y 1913, cuando fue llevado hasta Palma de Mallorca; y durante la Guerra Civil Española de los años 1936 a 1939, cuando debió ser resguardado en el pueblo de Claret.

También han sido dos los Papas que han celebrado la Santa Misa con el Santo Grial en la Catedral valenciana: El beato Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, con ocasión de una numerosa ordenación sacerdotal; y el Pontífice Emérito Benedicto XVI en julio de 2006, con motivo del 5º Encuentro Mundial de las Familias de Valencia.


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/52083#ixzz2iekucPk2

martes, 22 de octubre de 2013

LAS MISAS TRIDENTINAS POR LAS SOLEMNIDADES DE CRISTO REY, TODOS LOS SANTOS Y TODOS LOS FIELES DIFUNTOS EN LA MAGIONE DE POGGIBONSI Y LA BENDICIÓN DEL RÍO STAGGIA



Domingo, 27 de octubre, solemnidad de Cristo Rey. A las 9.30 h, don Camillo Magarotto, de la diócesis de Rovigo, celebrará una solemne Santa Misa en la Iglesia de la Magione, de Poggibonsi.

       Después de la Santa Misa, una procesión se dirigirá desde la Iglesia de la Magione hasta el puente sobre el río Staggia; desde allí don Camillo Magarotto impartirá cuatro bendiciones a los cuatro puntos cardinales con la reliquia de la Santa Cruz, al mismo tiempo que recita los inicios de los cuatro evangelios: es la bendición contra las inundaciones ofrecida por primera vez por el cardenal Silvio Oddi durante la solemnidad de Cristo Rey de 1994, después de las terribles avenidas de 1992 (1,80 m de agua y fango) y de 1993 (3 m), con desastrosas consecuencias para el patrimonio histórico-artístico, representado por el Castello della Magione, así como la pérdida de preciosas obras de arte y mobiliario religioso, al igual que de importantes documentos.

Viernes, 1 de noviembre, solemnidad de Todos los Santos. La Santa Misa solemne se celebrará, como de costumbre, de acuerdo con el horario festivo, a las 9.30 h.

Sábado, 2 de noviembre, solemnidad de Todos los Fieles Difuntos. Tendrá lugar una solemne Santa Misa de Requiem a las 18.30 h.

Del 1 al 8 de noviembre, el Sumo Pontífice concede Indulgencia Plenaria, aplicable sólo por Todos los Fieles Difuntos, a los fieles católicos que visiten un cementerio orando, aunque sólo sea mentalmente, por los difuntos (Enchiridion Indulgentiarum).

Todas las Santas Misas en la Iglesia de la Magione, de Poggibonsi, y de san Donato, en Siena, se celebrarán de acuerdo con la forma extraordinaria del rito romano (tridentino).



lunes, 21 de octubre de 2013

PALABRAS DEL SANTO PADRE.

Para conocer al Señor es necesario cultivar el trato con Él: escucharlo en silencio ante el Sagrario, acercarse a los Sacramentos.

jueves, 17 de octubre de 2013

     
OBISPOS DE ESTADOS UNIDOS DEFINIRÁN NORMAS LITÚRGICAS PARA LAS EUCARISTÍAS EN ESPAÑOL


 Varias decisiones concernientes a la Liturgia serán objeto de votación durante la Asamblea General de otoño de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), que se realizará en Baltimore, del 11 al 14 de noviembre. Los puntos más llamativos están relacionados con la definición del uso del Misal Romano empleado en México como base para el Misal en lengua española para Estados Unidos.
Archbishop-Chaput-Bishop-Rodriquez-November-2011-meeting-cns.jpg
Asamblea de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. Foto: USCCB
Según un comunicado oficial de la USCCB, los Obispos podrán determinar el uso del texto, que ya recibió la "Recognitio" o permiso oficial de la Santa Sede para el Misal Romano empleado en ese país a inicios de 2013. El proyecto de los prelados norteamericanos es contar con un Misal en español para finales de 2014 o inicios de 2015.

Una decisión relacionada con la anterior tiene que ver con las adaptaciones que se realizarían al Misal mexicano, tales como la inclusión de las Normas para la Santa Comunión prescritas por los Obispos para Estados Unidos, así como las Normas para la Santa Comunión bajo las dos especies (Cuerpo y Sangre del Señor) y la traducción de las oraciones correspondientes a Santos y Beatos venerados en el país, como el Beato Francisco Javier Seelos.

Decisiones litúrgicas sobre Matrimonio y Confirmación

Para el Sacramento del Matrimonio, los Obispos de Estados Unidos votarán la aprobación de la traducción final de la segunda edición típica latina del Orden para Celebrar el Matrimonio, realizada por el Comité para el Inglés y la Liturgia. Una vez se apruebe el texto, éste será enviado a Roma para la aprobación del Vaticano y entonces publicado como el Ritual reglamentario en lengua inglesa en el país.

Los Obispos también votarán sobre algunas adaptaciones en el texto, que incluyen fórmulas alternativas de votos, la opción de adelantar la Bendición Nupcial que está después del Padrenuestro para incorporarla dentro del Rito mismo, la opción de incluir una letanía de los santos y la opción de usar adaptaciones empleadas en lengua española como la ofrenda de las arras y la Bendición del Velo.

Finalmente, se someterá a votación de la Asamblea la aprobación de una traducción del Orden de la Confirmación realizada por el Comité para el Inglés y la Liturgia de acuerdo a las normas del documento Liturgiam Authenticam de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Con información de USCCB.


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/51829#ixzz2i0vp4bu3

domingo, 13 de octubre de 2013

SIEMPRE HE PENSADO QUE EL SACRIFICIO DE ESTOS MÁRTIRES DEBERÍA SERVIR DE EJEMPLO DE PAZ Y PERDÓN Y SOBRE TODO DE EJEMPLO DE REIVINDICAR NUESTRA FE. ELLOS MURIERON PERDONANDO A SU VERDUGOS, MURIERON POR SU AMOR A CRISTO. A CONTINUACIÓN LES DEJO EL ARTÍCULO SOBRE LA BEATIFICACIÓN DE ESTOS 522 MÁRTIRES.

«No eran combatientes, sino hombres pacíficos asesinados por odio a la fe»

«La Iglesia, casa del perdón, no busca culpables, sino glorificar a estos hombres porque merecen veneración», señala en Tarragona el prefecto de la Congregación para las causas de los santos. Fue Benedicto XVI el que reservó a los Papas las ceremonias de canonización, dejando en manos de otros celebrantes -casi siempre el prefecto de la Congregación para las causas de los Santos- la celebración de la beatificación. Por eso la presencia del Papa Francisco en esta ceremonia de beatificación de 522 mártires del siglo XX en España ha sido desde la distancia pero, eso sí, cercana. 
Fuente: infocatólica.
Para ver artículo completo seguir el siguiente enlace: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=18780


 
   La Preceptoría del Reino de España de la Militia Templi comunica a a todos sus miembros y simpatizantes que el señor don Fabián Porras Manjón, abuelo de nuestro hermano en Cristo, el Caballero Profeso dom  Jesús-M.ª García Porras,  ha fallecido en la ciudad de Burgos en la madrugada de hoy, día 13 de octubre del 2013.
 
   Nuestra Preceptoría acompaña a dom Jesús-María García Porras en su sentimiento y se comunica a todos los miembros de la misma que durante todo el día de mañana, lunes, 14 de octubre del 2013, el rezo de las horas canónicas será el propio del Oficio de Difuntos por la salvación de su alma.
 
EL PROPRECEPTOR, 
 
 

Fdo. Ldo. Pedro López Martínez

sábado, 12 de octubre de 2013

CIRCULAR A TODOS LOS MIEMBROS DE LA MILITIA TEMPLI

Queridísimos hermanos:

Como sabréis, el próximo 26 de octubre, la Militia Templi participará en Roma en la “SEGUNDA PEREGRINACIÓN SUMMORUM PONTIFICUM”.

He recibido el encargo de invitaros para dar testimonio durante el Año de la Fe en el que tiene lugar esta peregrinación.

Como recomendación de S.E. el Gran Maestre, todos los miembros deben sentir vivamente el voto de fe pública de la Militia y, de acuerdo con él, deberemos asistir el mayor número posible.

Teniendo presentes las dificultades logísticas del al año anterior, es por lo que será necesario estar junto a la Iglesia Nueva (Santa Maria in Vallicella, al principio de la Avenida Vittorio Emanuele II, esquina a la Plaza de la Iglesia Nueva) antes de las 9:30 h, para a continuación salir en procesión que discurrirá por las calles de Roma hasta terminar en San Pedro, donde a las 11 h tendrá lugar la Santa Misa Pontifical celebrada por Su Eminencia Reverendísima, el señor Cardenal Darío Castrillón Hoyos.

No queremos obligar a nadie, pero os invitamos a no ser católicos pusilánimes en lo que es una vía para la propia salvación y que puede permitir a los demás tomar conciencia y volver a avanzar por el camino de la fe en Nuestro Señor Jesucristo.

Os invito a reunirnos en la Iglesia Nueva a través de vuestros medios, como ya se os ha dicho antes.

In Domino
dom. Alberto Bruni
Camerlengo


viernes, 11 de octubre de 2013

“Diez objeciones a la Misa Tradicional”

Santa Misa Tridentina

Tan grande es la confusión y falta de conocimiento sobre la misa tradicional que hemos querido resumir en 10 puntos las objeciones más habituales que se oyen entre la gente. Nuestra esperanza es contribuir a la aclaración de ciertos puntos. Pero si los lectores solicitan otras puntualizaciones, estamos a disposición, lo mismo que abiertos a las correcciones de los doctos en el tema.
1) Fue abolida por el Concilio Vaticano II / el papa Paulo VI.

Primero, la liturgia tradicional del rito romano vigente durante 20 siglos no podría haber sido abolida. Tampoco había caído en desuetudo, porque era el rito más común de la Iglesia latina hasta 1969, dado que los otros están muy vinculados con tradiciones particulares de ciertas regiones. Esto lo acaba de confirmar nuevamente el Papa Benedicto XVI en su Motu Proprio Summorum Pontificum.

Segundo, la Bula Quo Primum Tempore, de San Pío V que canoniza la codificación del rito, la autoriza a perpetuidad. Así pues, en el número XII de sus prescripciones dice: “Así pues, que absolutamente a ninguno de los hombres le sea lícito quebrantar ni ir, por temeraria audacia, contra esta página de Nuestro permiso, estatuto, orden, mandato, precepto, concesión, indulto, declaración, voluntad, decreto y prohibición.
“Más si alguien de atreviere a atacar esto, sabrá que ha incurrido en la indignación de Dios omnipotente y de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo.”
  
2) Fue una reforma del Concilio de Trento y del papa Pío V, equivalente al Vaticano II y al papa Paulo VI
En sentido propio no fue una “reforma”, sino el ordenamiento y la codificación de la tradición litúrgica del rito romano. No se impuso por la fuerza y solo se prohibieron los ritos particulares con menos de 200 años de antigüedad que abundaban bajo el nombre de “galicanos”.
El Vaticano II nunca mandó abolir el rito romano. En la práctica posconciliar se “fabricó un rito nuevo” y la iniciativa, tolerada por el Papa Paulo VI, es verdad, de realizar una prohibición “de facto” nació especialmente del celo antitradicional de Mons. Bugnini. Esta iniciativa tan a contrapelo de la tradición litúrgica motivó muchas objeciones, entre las que destaca el trabajo crítico de los Cardenales Bacci y Ottaviani.

Ya desde un principio el propio Papa Paulo VI vio la necesidad de escuchar el reclamo de los fieles católicos que pedían no se proscribiera de hecho la misa tradicional y también de aclarar muchos errores litúrgicos a los que dicha reforma dio pie.
  
3) Es una liturgia muy europea, poco apta para misionar o para los pueblos del “tercer mundo”. Es una liturgia restringida a la mentalidad occidental latina.
El rito romano es el más amplio, ecléctico y tradicional de todos los que están en uso en la Santa Iglesia Universal. Ha tomado elementos de todas las tradiciones litúrgicas, por lo cual es la más antigua, la más universal y además, la propia de la Sede universal petrina. Conserva formas de la liturgia griega en esta lengua o en latín, el riquísimo aporte de los salmos del Antiguo Testamento, tanto en el misal como en el oficio divino y el ritual sacramental. Inclusive muchos términos hebreos, como aleluya, amén, sabaoth, hosanna, y otros propios del leccionario.
Por otro lado, merced a la intensa labor misionera en América, Asia y Africa, es la más difundida en todo el mundo, donde ha sido aceptada sin resistencia.
4) El latín es incomprensible. Aleja a los fieles de la celebración.

El latín es la lengua madre del castellano, francés, rumano, portugués, catalán, italiano, y tiene una fuerte influencia en el inglés y el alemán. Es una lengua con la que todos estamos familiarizados, y usamos muchas veces su léxico creyendo utilizar términos en inglés (super, index, lexicon, & (et), curricula, comfort, media, etc.).
Los misales para fieles, además de ser extraordinarios instrumentos de devoción, hacen imposible que una persona medianamente instruida tenga dificultad para entender los textos de la ceremonia, o su sentido, puesto que las rúbricas no solo son claras, sino que son estables, no cambian a gusto del celebrante.
Tanto la homilía como las lecturas de la epístola y el evangelio se realizan ritualmente en latín y luego se traducen a la lengua vernácula para los que no quieran usar misal.
Usualmente se edita una hoja volante con el propio de cada domingo (introito, colecta, gradual, epístola, evangelio, ofertorio, comunión, secreta, poscomunión…) en los lugares donde actualmente se celebra la misa tridentina. Con una carilla el fiel puede tener a la mano lo que cambia domingo a domingo (el propio) En cambio las partes fijas (el ordinario) rápidamente se aprenden de memoria, precisamente porque son “fijas”. Niños de primera comunión saben estas partes rezadas y hasta cantadas por haberlas oído rezar o cantar, casi sin ningún esfuerzo.
Finalmente, si aleja a los fieles, hemos de remitirnos a los hechos. Las comunidades de misa tradicional crecen a un ritmo muy superior a la media de las de misa nueva. No por nada el Papa la apoya con tanta insistencia su restauración.
5) En la misa tridentina no se puede “participar”.

Primero hay que tener en claro de qué forma puede participar un seglar en la liturgia, conforme a las normas litúrgicas tradicionales.
Fuera del acolitado de los laicos varones o la participación en la schola cantorum, (coro) los seglares no intervienen en la ceremonia liturgica. Participan de los diálogos litúrgicos con el sacerdote, las oraciones, las procesiones, el canto, la comunión… No parece poco. Queda claro que el sacerdocio que habilita a celebrar, leer o predicar es el ministerial, y por lo tanto quienes no formen parte del clero -y según el grado de las órdenes recibidas- no “protagonizan” la liturgia.

Los fieles no administran la comunión, no la reciben en la mano (la Madre Teresa de Calcuta decía que el mayor mal de estos tiempos era recibir la comunión en la mano…). Van a misa a adorar, pedir perdón, ofrecer espiritualmente la oblación junto con el sacerdote, a recibir sacramentalmente a Nuestro Señor Jesucristo, pedir gracias, sufragar con sus oraciones las almas del purgatorio, pedir por los vivos, conmemorar al papa y al obispo. En definitiva a adorar a Dios, santificarse y rezar por la santificación de los fieles y de los que no lo son.
6) Se descuida la enseñanza y el adoctrinamiento de los fieles quitándole importancia a la “liturgia de la palabra”.

La misa no tiene por función adoctrinar a los fieles. Solo una parte de ella se dedica a esto, hoy llamada “liturgia de la palabra” siguiendo la terminología de la nueva teología litúrgica. En el rito tradicional se denomina “misa de los catecúmenos”, es decir, de los que están siendo adoctrinados para recibir el bautismo.

No es posible olvidar la propedéutica litúrgica: primero el sacerdote reza oraciones al pie del altar. Principalmente salmos penitenciales, disponiendo el ánimo a la contrición del alma para poder celebrar los sagrados misterios. Recién cuando se ha hecho este acto penitencial sube el celebrante al altar. La misma disposición deben guardar los fieles. Luego del último acto de contrición (rezo o canto en griego del Kyrie (Kyrie eleison, Christe eleison, Kyrie eleison), tres veces cada frase alternando con los fieles, comienza la partedirigida principalmente a la instrucción en la doctrina, o parte docente propiamente dicha. Lecturas y homilía. Luego se reza la confesión de Fe, Credo, y da comienzo el ofertorio, o misa propiamente dicha. Esta parte se dirige a nuestra fe, convocándonos a la adoración del misterio.

La Iglesia nos invita a disponernos con humildad a la celebración, luego nos instruye, nos invita a confesar la fe y finalmente a contemplar y adorar el misterio de la eucaristía. Muchísimos gestos y oraciones tienen por función implorar a Dios sea propicio y aceptable, por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo y de sus santos, este ofrecimiento.
De modo que no se descuida la doctrina, sino que se gradúa según la importancia que tiene en el acto sacrificial. Otras actividades extralitúrgicas se dedican especialmente a la doctrina. Sin embargo, no perdamos de vista el carácter intrínsecamente didáctico de la liturgia que resume el antiguo apotegma: la ley de la oración es la ley de la fe. Eso que rezamos nos instruye en la Fe porque es lo que creemos.

7) El sacerdote desprecia a la asamblea, da la espalda a los fieles, realiza toda la ceremonia en el presbiterio.

El sacerdote se “orienta”, es decir, mira al oriente, hacia el monte calvario (como los musulmanes miran a La Meca, centro espiritual de su religión). Normalmente la misa debe celebrarse sobre un altar (no una mesa) “orientado”. Este debe ser preferiblemente de piedra y en caso que no pueda hacerse al menos tener el ara o piedra de altar, lugar sobre la cual se realiza la consagración. Esta piedra está tiene dentro reliquias de santos mártires. Los altares son consagrados, porque simbolizan el cuerpo de Cristo. Por eso se los besa, se los incienza y se lo adorna y reverencia. Cuando el Santísmo está en el sagrario, se hace una genuflexión al pasar frente a él. Pero aún cuando no lo está, se hace una reverencia profunda ante el altar, porque es un lugar sagrado.
En medio del altar está el Sagrario, lugar de reserva de la Sagrada Eucaristía para su adoración y administración a los fieles. Es el sancta sanctorum, que viene de la tradición hebrea, el lugar donde solo tiene acceso el sacerdote. En la liturgia oriental esta reserva es mucho mayor, llegando a cerrar el altar detrás de puertas (iconostasio) que solo se abren durante la consagración.
Por el costado derecho del altar (lado del evangelio) una lámpara votiva que se alimenta de aceite arde en honor a Cristo y señala su presencia. Cuando el sagrario está cerrado y las sagradas formas no están expuestas, debe realizarse una genuflexión simple al pasar frente a él. Cuando está expuesto, ambas rodillas se doblan y se hace una reverencia profunda. Por eso también se persigna el católico al pasar frente a una iglesia, para dar señal de reverencia a Cristo sacramentado.
El altar está como mínimo a tres gradas sobre el nivel de los fieles, simbolizando el Gólgota y a la vez la jerarquía del cuerpo místico cuya Cabeza es Cristo mismo. Al altar sigue el presbiterio, es decir, el lugar de los clérigos o de los consagrados al servicio del altar. Durante la liturgia, salvo el acolitado de los varones laicos, ningún otro seglar tiene función alguna.
De modo que los fieles no son los protagonistas puesto que no se trata de una conferencia, o reunión social, sino de un rito de adoración celebrado por el sacerdote, que es otro Cristo, pontífice entre Dios y los hombres. Pero en la “misa de los catecúmenos” o cuando el rito impone saludar, bendecir, absolver, o dirigirse a los asistentes por medio de una homilía, etc. el sacerdote mira al pueblo fiel. La liturgia es una escuela de cortesía, jamás se dirige el sacerdote a los fieles sin mirarlos.
 8) Las mujeres se ven forzadas a usar un velo en señal de sumisión.

El uso del velo en el templo es mandato apostólico de San Pablo a la mujer. El apóstol de las gentes, que ha atestiguado muchas tradiciones litúrgicas, dice en su epístola primera a los Corintios, “Quiero que sepáis que Cristo es la cabeza del varón como el varón es la cabeza de la mujer y Dios lo es de Cristo. … Por lo tanto, debe la mujer traer sobre la cabeza la divisa de la sujeción a la potestad, por respeto a los santos ángeles”. (I Cor, 11, 4 y 10). Esta divisa es un velo, que en la tradición hispana ha dado lugar a la creación de magníficas mantillas, muy apreciadas por su belleza y arte. De hecho la tradición se mantiene en los trajes de bodas de las novias.

9) Solo se puede comulgar de rodillas y en la boca, no de pie ni en la mano.

Recordemos que en el Santísimo Sacramento está realmente presente el cuerpo, sangre, alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Hay presencia real.
El modo de recibir la comunión es variable según los ritos. El romano tradicional lo ha establecido de rodillas, bajo la especie del pan (ácimo) en forma de delgada lámina para minimizar el riesgo de que las partículas caigan ya fin de que se facilite la manducación.
Por ese mismo motivo el sacerdote que ha consagrado mantiene los dedos índice y pulgar de la mano derecha juntos hasta la purificación posterior a la comunión de los fieles: para evitar que partículas de la forma consagrada caigan. Y por eso se coloca una patena o bandeja bajo el mentón del fiel al comulgar, a fin de recoger las partículas, en cada una de las cuales está entero el sacramento.
La comunión en la mano fue impuesta por la fuerza y luego indultada para Holanda, donde se comenzó la práctica ilegal, por Paulo VI. Finalmente, de un modo irregular se impuso en muchos lugares donde no era ni requerida ni practicada. Hoy, curiosamente, en numerosas iglesias “prohiben” comulgar de rodillas y en la boca, cuando ésto es lo que manda y recomienda la Iglesia.
10) No se concelebra, desdeñando un signo de unidad y caridad entre el clero y los gestos de amor fraterno. Celebran misas privadas sin fieles

En el rito tradicional no se concelebra salvo en las ordenaciones presbiteriales o en las consagraciones episcopales. Cuando dos o más sacerdotes concelebran, solo se celebra una misa. La concelebración reduce el número de misas, las que, sean ya privadas o públicas, siempre tienen un valor infinito. ¿Hay mayor caridad que ofrecer el Santo Sacrificio? ¿Para que pide el Señor obreros en su mies, sino principalmente para ofrecer el Santo Sacrificio?
El acólito representa al pueblo fiel. En la misa privada, el diálogo ocurre entre el sacerdote y el pueblo, significado por el acólico. Los fieles siempre están presentes de un modo espiritual.
Hay infinidad de signos rituales de caridad que se observan dentro de la sobriedad del rito. Por ejemplo, el saludo de paz, que viene de la tradición hebrea, se significa con una reverencia en que se juntan la cabezas de los clérigos mientras acercan sus manos a los hombros del saludado. El que comienza la ceremonia es el celebrante (no mero presidente) quien recibe la paz de Cristo mismo, a quien representa y en cuyo nombre la hace descender jerárquicamente a su diácono, subdiácono y clero y fieles.
Por el contrario, los usos del rito moderno nos privan de muchas gracias: las bendiciones que los sacerdotes reiteradamente dirigen al pueblo durante la ceremonia. El “asperges” de las misas solemnes, donde el celebrante asperja con agua bendita a los fieles y al clero. La doble absolución (no sacramental) del sacerdote a los fieles después del sendos actos de contrición. La solemne bendición final. Las oraciones indulgenciadas que siguen a la misa cuando estas son rezadas.


jueves, 10 de octubre de 2013

La custodia franciscana de Tierra Santa
Los franciscanos custodian los santuarios cristianos, manteniendo el servicio litúrgico en los mismos y acogiendo espiritualmente a los peregrinos que llegan de todo el mundo
La custodia franciscana de Tierra Santa
La custodia franciscana de Tierra Santa

San Francisco de Asís viajó ciertamente a Oriente, donde permaneció varios meses de la segunda mitad de 1219 y la primera de 1220. En Damieta (Egipto) se encontró con el sultán Malek-el-Kamel. Aquel encuentro significó el comienzo de un nuevo espíritu en las relaciones de la Cristiandad con el Islam, el espíritu de diálogo y comprensión que el Santo inculcó en su Regla a los frailes que eran enviados a la misión entre infieles: misión con el testimonio de la propia vida, antes que con la palabra.

La tradición quiere que San Francisco, en dicho viaje, llegara a la misma Tierra Santa. Sin entrar en indagaciones de crítica histórica, lo que cabe decir es que el Santo no pudo ver satisfecho su ardiente deseo de visitar los Santos Lugares que Cristo santificó en su vida y su muerte: Jerusalén, Belén, Nazaret, etc. En cualquier caso, el amor especial de la Orden Franciscana a Tierra Santa se remonta al mismo Fundador, quien supo infundir sus propios sentimientos en los frailes sus hermanos. De hecho, aún en vida del Santo, el Capítulo general de 1217, que dividió la Orden en Provincias, ya instituyó, como expresión de su voluntad y de su ilusión misionera respecto a los Santos Lugares, la Provincia de Tierra Santa, confirmada en 1263 por el Capítulo general de Pisa. La presencia franciscana en Tierra Santa, que con diversas vicisitudes se ha mantenido siempre, adquirió estabilidad y carácter oficial de parte de la Iglesia en 1342, año en que el papa Clemente VI promulgó dos Bulas: la «Gratias agimus» y la «Nuper carissimae», en las que encomendó a la Orden Franciscana la «custodia de los Santos Lugares». Cuando recientemente, en 1992, se cumplieron los 650 años de tales Bulas, Juan Pablo II envió al Ministro General de la Orden un mensaje de felicitación a la vez que de exhortación a perseverar en el encargo recibido de la Iglesia.

Desde 1333 los frailes estaban establecidos en el Cenáculo, junto al que habían fundado un convento, y oficiaban en la basílica del Santo Sepulcro. Todo ello había sido posible gracias a la generosa ayuda de los reyes de Nápoles, Roberto de Anjou y Sancha de Mallorca, que habían comprado a los musulmanes el lugar del Cenáculo en el Monte Sión y pagado por el derecho a oficiar en el Santo Sepulcro.


Fuente Catholic.net. Para ver el articulo completo seguir el enlace: